miércoles, 17 de agosto de 2011

Pienso, luego no existo

-¿Aceptas a José como tu legítimo esposo?
Las palabras del sacerdote retumbaron en todos los rincones de la iglesia, pero aún más dentro de la cabeza de Laura. Como si cada repetición del eco le trajera una pregunta diferente: Dónde estarías en este momento si hubieras aceptado aquella propuesta de trabajo en París. Qué sería de tu vida si no hubieras abandonado las clases de zapateo americano. Dónde vivirías si te hubieras ido con tu amiga a recorrer el mundo con apenas una mochila. Cuál habría sido tu destino si no hubieras aceptado aquella invitación que te hiciera José. Entonces se sintió como una cucaracha eligiendo un único camino entre los inmundos caños del sumidero.
-No soy una cucaracha- fue su respuesta, pero en la iglesia nadie entendió nada.

33 comentarios:

  1. Aunque sea en el ùltimo momento hay que tener fuerza cuando el camino que vas a empezar no le ves futuro.....un abrazo...este es de Humberto?

    Paco

    ResponderEliminar
  2. mmhhh suele suceder!!jeje

    Muy bueno, como todos!!

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  3. Genial respuesta. La apuntaré por si algún día se me ocurre otra vez la tontería de casarme (¡con lo que cuesta descasarse!).

    ¡Biquiños!

    ResponderEliminar
  4. ...........|""""""""""""""""""""""""||_
    ...........|......*HOMBRES*....*........|||"|""___
    ...........|________________ _ |||_|___|)
    ...........!(@)'(@)""""**!(@)(@)***!(@)'

    ResponderEliminar
  5. Casarse puede ser el peor de los destinos como le pasó a laura, pero de ahí a sentirse una cucaracha, no sé, me parece que el que escribió este texto la está haciendo quedar mal. no?
    Besos x tres.
    Caro

    ResponderEliminar
  6. Y nada menos que por la iglesia!!! No me extraña el sentimiento,jeje...

    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  7. Eso se piensa antes… Aunque nunca es tarde y lo mejor es estar segura. Tres bessitos

    ResponderEliminar
  8. Uf, mal momento para ponerse a repasar... Haberlo pensado antes!!!!!

    Me gustó, besotes

    ResponderEliminar
  9. Ufff Sou una cucaracha!!!
    Muy buena entrada!!! Me encanto; me hizo sonreir, me imagine a la gente con cara de signo de interrogacion.

    Un abrazo!!

    Quiero mas de estos!!

    ResponderEliminar
  10. fue, definitivamente, un acto fallido!

    ¡Qué buen blog tienes!
    un abrazo

    www.elblogdeescarcha.blogspot.com

    ResponderEliminar
  11. jajaja, me sucedio algo similar cuando me case, me identifico mucho con este escrito,saludos desde Guatemala su amigo SL

    ResponderEliminar
  12. Jajaja, muy bueno, señores escritores, en todos los géneros son muy buenos, espero que mi mujer no haya pensado en eso al casarse conmigo.
    Un abrazo por tres.
    Lalo

    ResponderEliminar
  13. Excelente historia, muchas veces he estado en ese sumidero.

    Buenísimo el espacio, un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. La vida siempre nos pone obstáculos para elegir pero nunca sabes que hubiese sido mejor.

    Besitos y sonrisas escogidas;-)

    ResponderEliminar
  15. Son los riesgos de pensar... Darse cuenta, tomar decisiones, quitar vendas, y ver.
    Tres grandes besos!

    ResponderEliminar
  16. Sería la primera vez que viese con ganas el video de una boda.

    Muy bueno, amigos.

    ResponderEliminar
  17. ¿Muchas veces, Juan? Cuántas te habrás casado...
    Si en la Iglesia nadie entendió nada, es porque no pudo, pobre, arrepentirse, solo lo murmuró chiquita como una cucaracha.
    Parecen preguntas superfluas, pero son profundas, a cuánto se renuncia, y en general se hacen unos años después o unos cuantos años después, según la suerte de cada uno. Cortito pero muy significativo. Me voy con la indiferencia de esa iglesia, que es la indiferencia del mundo frente a nuestras historias de cucarachitas. Me encantó!

    ResponderEliminar
  18. Todas las decisiones implican rechazar miles de otros caminos. Decidir nunca nos tendría que hacer sentir como cucarachas (aunque lo somos), al contrario, como pequeños Dioses que a pesar de saber que hay otros miles de caminos, deciden ir por uno.
    Te descubrí a través del blog de Sara. Me ha encantado este espacio. Si me permites, te enlazo.

    ResponderEliminar
  19. jajajaja Cuando el subconsciente pone primera... arranca y no para. -ni en la iglesia- ¡Excelente! besos para los tres...

    ResponderEliminar
  20. Nunca es tarde para decir que no, Laura podría hacer todo lo que no hizo, así de simple.
    Un besos a los tres.
    Sabri..

    ResponderEliminar
  21. excelente reflexión para hacer en la iglesia.


    gracias, si eliges quedarte.

    saludos!

    ResponderEliminar
  22. Las grandes verdades se sueltan mejor sin pensarlas! jejeje
    Saludos.

    ResponderEliminar
  23. El otro día me decía una amiga:"Yo prefiero no pararme a pensar porque si queremos ver negativo, hay mucho donde regodearse".

    Mi amiga es de las personas más prácticas que conozco.

    Un saludo.

    Me gustó mucho!!!

    ResponderEliminar
  24. Cierto que igual y al pensarlo ya no le pareció simpático el matrimonio pero ¡qué manera de expresarlo!. Como ya dijeron en algunos comentarios anteriores: lo debía haber pensado antes pero mejor tarde que nunca.

    Un relato interesante.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  25. Hola¡¡
    Soy la mamá de una niña con autismo y quisiera pedir vuestra colaboración para difundir una campaña que un grupo de padres y profesionales hemos puesto en marcha.El objetivo,és ayudar a desmitificar muchos mitos que hay sobre este trastorno y concienciar a la sociedad sobre el uso de la palabra autismo,ya que las familias estamos cansadas y dolidas tambien de escuchar como se utiliza esta palabra para insultar a otros o simplemente,con un significado que no se corresponde con la realidad.
    Agradeceriamos mucho vuestra colaboración,quisieramos hacer ruido,que nuestra campaña llegue a todas partes y para eso necesitamos la ayuda y la implicación de todo aquel que quiera sumarse.
    Por nuestros hijos y un futuro mejor para ellos,donde puedan tener los mismos derechos y oportunidades que los demas.
    Solo debeis difundir con vuestro blog la campaña,darla a conocer....ser las voces de miles de niños con autismo y de sus familias...ellos y nosotros os lo agradeceremos de corazón.
    Os envio el enlace de la entrada que podeis copiar y publicar en vuestro blog,gracias.
    Gracias una vez más.

    http://laprincesadelasalasrosas.blogspot.com/2011/08/tienes-un-blog-o-pagina-web.html

    ResponderEliminar
  26. No se ha acabado el camino,
    la muerte no ha arribado.
    Quedan visos naranja en el cielo,
    atardeceres junto al vino.
    El río no se extingue,
    aún hay estrellas por señalar,
    manos prestas al trabajo.
    Las flores saldrán a absorber el rocío.
    No se han humedecido ya todos los tizones.


    Anuar Iván.

    ResponderEliminar
  27. Yo no soy una cucaracha es una frase que esa señora ya tenìa en su cabeza, no le naciò en su casamiento, pobrecilla.jejej
    Excelente y divertido, las cosas que pasan por nuestras cabezas!!
    Diana

    ResponderEliminar
  28. Esta claro que si cuando le esta preguntando el sacerdote anda su cabeza con tantas hipótesis, esta claro, querida Laura dejate de cucarachas, recogete el vestido y pies para que te crio.
    Es divertido el corto, me gusta, es tuyo querido Humberto. O eso creo ....
    un besazoooo para los tres. Amelia.

    ResponderEliminar
  29. Bien se dice que el "hubiera" no existe,
    y si decimos que cada quien es el dueño de su propio destino, pués se comprende que la mujer quiera
    cambiar el suyo, y si nos ponemos a pensar que
    aparte de los exterminadores de plagas ya se ha inventado el Raid Max así de fácil terminamos y se pierde la importancia, mucho mas comprensible!! jajaja...

    Pero suele...
    suele...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  30. creo que ese momento del SI, es universal, es como morir, toda tu vida y sus posibilidades se hacen presente..
    solo hay que tener el valor de correr

    ResponderEliminar
  31. Y es que espero desde ya reflexionar siempre a tiempo....
    Saludos!

    ResponderEliminar
  32. Querría agradeceros en nombre de los tres que aquí escribimos por los comentarios con los que nos han honrado.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar