domingo, 7 de agosto de 2011

La discusión

Cierto día, la página 234 del Ulises de Joyce le dijo a la que le seguía que desapareciera, que era insignificante, que no aportaba ningún concepto interesante a la novela. La página 235 no se hizo esperar y le respondió con mucho vigor: “Vete tú, si algo no te gusta”. Entre críticas y defensas, se armó una discusión tan grande que en poco tiempo se había extendido por todo el libro; no había página que no expresara en voz alta su descontento o que no reclamara su lugar de privilegio en la trama. No habían pasado más de cinco minutos de gresca cuando un hombre de uniforme gris se acercó a la estantería, tomó el libro con determinación y lo hojeó con rudeza, poniendo fin a la controversia. En esa biblioteca había reglas muy estrictas en cuanto al silencio.

28 comentarios:

  1. En las bibliotecas son muy quisquillosos en lo de guardar silencio.

    Muy original el texto.

    Saludos desde el aire

    ResponderEliminar
  2. Bellísimo corto; cálido y original. Me gustó mucho.

    ResponderEliminar
  3. ¡¡ SSHHHH ¡¡

    ...........|""""""""""""""""""""""""||_
    ...........|..."Muy Buen..post*....*........|||"|""___
    ...........|________________ _ |||_|___|)
    ...........!(@)'(@)""""**!(@)(@)***!(@)'

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué silencio en mi salón! Pensaba en ir a curiosear la 234 y la 235, pero me da la impresión de que no tengo el Ulises de Joice entre tantos libros. (No lo recuerdo, eso también es cierto; pero como están todos tan calladitos, debe ser porque no está por aquí).

    (Me ha gustado, je. Al menos esta vez no habeis matado a nadie)

    ¡Biquiños por tres!

    ResponderEliminar
  5. A buen entendedor, pocas palabras -o ninguna- Hay gente que sabe imponerse... jajaja ¡Me encantó! Besos para los tres!!!

    ResponderEliminar
  6. Un texto muy creativo, me gustó mucho, pero no me animaría a decir de qien es porque son traposos. jaja.
    Sabri..

    ResponderEliminar
  7. A los bifes! Así sea Ulises de Joice, así sea Joice, o el mismo Ulises, el que manda, manda!
    Muy ocurrente! Genial. Tres besos grandes! Y uno especial al recién llegado.

    ResponderEliminar
  8. Ufff! Realmente se han reunido aquí TRES GROSOS!!!
    Les admiro! Besos

    ResponderEliminar
  9. Hermosa idea la personificación de las páginas de Ulises de Joyce. Y también qué cierto que ellas deberían tener jerarquías, a veces a los autores no les queda más remedio que crear algunas poco interesantes para cumplir con un requisito de forma de la novela. Hermosa historia que me lleva por un lado a la "reflexión literaria" y por otro a esos lugares tan especiales y poco valorados que son las bibliotecas. Me gustó mucho!!! Creo ver una mano o manota de Humberto, pero no voy a afirmarlo 100% je, je. ¡¡¡Felicitaciones a los tres!!!

    ResponderEliminar
  10. ¿Cuántos ejemplares del libro deben haber abierto los que tengan la suerte de tenerlo para curiosear esas páginas?

    ResponderEliminar
  11. Muy bueno. Creo que ahora entiendo cómo se gestó Rayuela... realmente era otra cosa pero después de una discusión entre páginas...
    Saludillos

    ResponderEliminar
  12. ¿Libros que protestan? ¡perfecto!

    ResponderEliminar
  13. En la biblioteca: ¡Silencio para todos!

    ResponderEliminar
  14. Una idea brillante, despues de de ese rodeo por relatos maravillosamente estrambòticos nos sorprendèis con una puesta a tierra como esta en la que la originalidad es la premisa. Os sigo desde los inicios y me atrevo a deciros de quien puede ser este relato, pues creo que es de Humberto. Hay un dato elemental, es màs despejado. Siempre me pregunto, hay rivalidad entre vosotros que sois tan buenos escritores?
    Os dejo un abrazo.
    Lalo

    ResponderEliminar
  15. Muy buen texto.
    Las leyes de la lectura deben ser rigurosas y estrictas teniendo en cuenta que cualquier distraccion pueden cambiar la trama de un libro.
    ...y una discusion, la trama de una vida.
    Abrazos.
    Ricard

    ResponderEliminar
  16. Guardar silencio es todo un arte. Hay quienes lo guardan en una cajita. Otros no aprenden nunca hasta que ya están en un cajón.

    Muy bueno el relato.

    Un abrazo... Bueno: tres.

    ResponderEliminar
  17. le biblioteche dovrebbero avere sale di libera discussione altrimenti a che servono i libri se non a comunicare e a fare comunicare le persone che hanno opinioni diverse.
    Ormai tenere le idee per se non ha senso come non l'aveva ai tempi delle terme degli antichi romani.

    ResponderEliminar
  18. ¡Guardar silencio,es un tema difícil!Para leer ,para meditar,porque la mente se comporta como un mono loco ...Saludos para tres. Martha Barnes

    ResponderEliminar
  19. Creo que tratan de mostrarnos en este texto, que nadie es mas importante que otro, que todos formamos parte de este libro al cual llamamos vida, y que tarde o temprano siempre encontraremos quien nos vea y nos juzque por el papel que jugamos en esta historia inconclusa de la tierra, muy profundo relato, gracias por compartirlo, SL

    ResponderEliminar
  20. Al fin tuve oportunidad y tiempo suficiente de dejarme caer por este espacio, y la verdad que esta genial, hermoso, pararse, relajarse y poder leeros.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Brillante texto, creo que muchos notamos un mensaje cifrado, hay algo más de lo que dicen las palabras.
    Un saludo respetuoso a los tres.
    Caro!

    ResponderEliminar
  22. Hola amigos!!!
    Esta vez soy yo el que quiere agradeceros la visita y como no vuestras palabras. Esto no hace más que animarnos a continuar con esta historia que pretendemos que sea cada vez mejor. A través de la experimentación tratamos de contar cosas que pasan y no pasan de nuestra peculiar forma. Sin más, espero en esta nueva etapa como padre de un niño formidable que mi imaginación se vea asaltada por grandes o pequeñas historias, pero historias al fin y al cabo.
    Un abrazo enorme!!!

    ResponderEliminar
  23. Un relato que encierra se parajadoja, nadie es más que nadie, aprender a guardar silencio ...
    Me gusta sois una joya, y por supuesto que ya que acabo de leer el saludo de mi querido Sucede, ahora después pasaré por tu blog pero no desaprovecho la ocasión para felicitarteeeeeeeeeee!! por supuesto a tí y a tu chica, porque querido ahí las mujeres asumimos el protagonismo y somos la leche, si entraste al parte me darás la razón.
    Un besazo para los tres. Amelia.

    ResponderEliminar
  24. Siempre geniales las cosas que nos dejas.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Muy bueno Humberto. Original y muy bien escrito. Me quedo por aquí...

    ResponderEliminar
  26. Muchas gracias por tu visita, Ernesto, pero debo aclararte (nobleza obliga) que éste es un espacio de tres, no sólo mío. Por otra parte, nunca decimos de quién es el relato subido, por lo que, tal vez, estés asignándome un texto que no me corresponde.
    Aprovecho para agradeceros a todos por los comentarios para La discusión. Como sabéis estamos de festejo, son épocas de grandes alegrías vascas.
    Abrazos.

    ResponderEliminar